Home » Otros artículos » ACTOS DE DESAGRAVIO

ACTOS DE DESAGRAVIO

Ante las metidas en jardines ajenos del cardenal Manzanares o Manzanero o como se llame, que de nombres no ando muy bien, más allá de los equipos de futbol y tampoco mucho, recuerdo Marcelino por su gol ante la selección de la URSS, que fue festejado como epopeya tanto de rojos como azules, podíamos ser comunistas pero la selección era la selección, incluso cuando mandaba Franco. También recuerdo como mi padre animaba a “Rusia”.

Un grupo que tampoco sé cómo se llama, ha provocado con un cartel de la Mare de Deu dels Desamparats y la Moreneta dándose un pico. El cartel que como diría un crítico es de buena factura formal, ha provocado al cardenal Cañizares, que así creo que le llaman, a un acto de desagravio, este Príncipe de la Iglesia, a encontrado su oportunidad para seguir con sus días de gloria terrena, convocando un acto de desagravio.

Quizás ahora no nos parezca tan lejano, el cabreo de los musulmanes contra Charly Hebdo y las consecuencias de un grupo de seguidores montaraces con el resultado de todos conocido. Es fácil apelar a los sentimientos de pertenencia religioso, sobre todo en momentos electorales, para el aquelarre. Qué fácil es enardecer a las masas aun cuando después se produzcan actos atroces, si no que se lo pregunten a San Vicente Ferrer y a los habitantes de las aljamas.

Pero desdramaticemos, yo que aun ateo, creo en la Virgen del Pilar, patrona de la Hispanidad, de la que tengo pruebas irrefutables en mi persona de su origen divino. Antes de cada examen le llevaba un cirio, lo más grande posible de acuerdo a mi mermada economía de estudiante, y me premiaba con aprobar, incluso a veces con buena nota, a pesar de pasarme la semana preparando la Asamblea de Distrito, aunque ahí no me ayudaba, ya que los mensajes eran peregrinos, algo así como los que argumenta Podemos en estos comicios.

Pues bien, al asunto, un grupo de dibujantes, estos no eran homosexuales ni independentistas, aunque seguro que habría algunos del primer grupo, decidió en la primera revista gráfica en Aragón de la democracia, dibujar a la Virgen del Pilar, la misma que vino en carme mortal a Zaragoza, que en eso también hay clases, con un sacaleches que salía de donde solo puede salir el artilugio.

Me pareció un acto de unos jóvenes cachondos, entre los que más tarde, se encontrarán afamados dibujantes que han ilustrado el serio Heraldo de Aragón, el menos serio El Jueves, y uno que no diré el nombre, que participa en esta publicación, y no soy yo.

Aquella aventura acabo con el secuestro de la revista uno de los primeros secuestros de la democracia, y recogido como hito en la Enciclopedia Aragonesa. Del que firmó el secuestro ni mención, corría el año 1978 o por ahí.

¡Que poco han aprendido!

El Pichilín inquieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*