Home » Cuadernos Charnegos » Animalicos que lo son ellos.

Animalicos que lo son ellos.

Mi consejo es que leáis el programa electoral de los animalistas PACMA , merece la pena:

( https://pacma.es/wp-content/uploads/2016/06/Programa-electoral-elecciones-generales-26J-2016-castellano.pdf ).

Os haré mi resumen por si os diera pereza leerlo, también os regalaré un titular y una apostilla.  

¡Amigo, no te lo pierdas!: 

           Se creará una Ley marco de protección animal, una fiscalía especial, un observatorio contra el maltrato animal, la figura del defensor de los animales, y una dirección general de bienestar animal. Las políticas contra el maltrato animal serán transversales en todos los órganos del estado, se formará a los cuerpos y fuerzas de seguridad en los derechos de los animales y el maltrato animal, se tipificarán los delitos de maltrato y se acompañará de campañas sobre el tema dirigidas a la población, también se creará un registro público de los inhabilitados para tener animales por los delitos cometidos.

           Se prohibirán todo tipo de espectáculos que utilicen animales, incluido por supuesto los espectáculos taurinos, así como la caza, la pesca deportiva, las granjas peleteras, las de foi gras, la experimentación con animales, los zoológicos y los acuarios, estos dos últimos se reconvertirán en santuarios animales.

           Se creará, a cargo del erario público, una red estatal de santuarios animales donde se recogerán a los animales abandonados y a los “rescatados “. Habrá ayudas públicas para gastos veterinarios

          También se desarrollarán un conjunto de medidas contra la violencia doméstica de los animales que no podrán ser atados, enjaulados, ni sacrificados, en el futuro se llegará a prohibir su compra o venta,

           La protección incluye a las “denominadas especies invasoras”, Oposición a las matanzas de animales como método de control poblacional.

          Habrá planes de evacuación de animales en caso de catástrofes.

           Se establecerán nuevas legislaciones sobre granjas industriales y mataderos.

Aumentará la presión fiscal y las inspecciones a las granjas y ganaderías, limitándose las autorizaciones para creación de otras nuevas. Se prohibirán campañas institucionales de promoción del sector y se harán campañas sobre los beneficios de las dietas sin productos animales.  

Va en serio, no me lo invento, compruébalo tu mismo. Y sacaron más votos que UPyD. 

En resumen, son básicamente un calco de las medidas contra el maltrato infantil, recogiendo algunas ideas del maltrato de género, y un conjunto de disposiciones, por el momento disuasorias, con el objetivo de que seamos todos veganos.

 No se trata pues de que los animales sean nuestros hermanos como diría San Francisco de Asís, se trata de que son niños, son nuestros hijos amenazados por el depredador humano.                        

                     

 ¡Qué gran verdad! ¿Quiénes se comerían a sus hijos después de cebarlos y descuartizarlos? ¿Quiénes los maltratarían, abandonarían en caso de catástrofe, o los lidiarían, despellejarían, atarían, enjaularían, o los sacrificarían si estuvieran enfermos? ¿Quiénes no los querría ver protegidos por jueces y policías, y por el presupuesto público, la sanidad, etc.? ¿Quiénes aceptarían que se calificara a sus hijos de peligrosos, o de especie invasora, quiénes no los defendería por más feos, molestos o peligrosos que fueran? Solo los psicópatas desalmados harían semejantes animaladas, solo los verdaderamente peligrosos y rabiosos, quienes deben ser fichados, perseguidos, y encarcelados.

Hecho a faltar en su programa medidas para erradicar expresiones que degraden, discriminen, o menosprecien a los animales del tipo de “eres un bestia”, “comes como un cerdo”, “eres más cobarde que una gallina”, “más tonto que un burro”, “despreciable como una rata”, etc. que utilizamos tan frecuentemente y tan a la ligera. 

Un animal es un hijo pequeño, por lo tanto, es tan sagrado e inocente como el mismísimo Niño Jesús. Cómo es posible que desde que existimos como especie, y aún antes, pudiéramos estar tan confundidos, ser tan monstruosos y carniceros. Demos gracias de que se nos abran las puertas a la luz y la verdad, confesemos pues nuestras culpas y arrepintámonos (y alimentémonos de verduritas, que es más sano).

Valero de Luna (Barcelona)

 

PD: No dejes de leer el siguiente capítulo titulado “Por fin se conoce la naturaleza de Dios. Dios es un perro caniche como el que tiene tu suegra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*