Home » Otros artículos » BASURA

BASURA

Un amigo se queja en su blog de que la ciudad está tomada por los turistas, las motos y los veladores en las aceras, en fin, por todo lo que vamos amontonando a nuestro alrededor para nuestro falso confort.  También la gente suele quejarse de la suciedad  que dejan sobre el pavimento las bayas y hojas que caen de los árboles, los excrementos de los pájaros, los orines de perros (y de humanos). Si por algunos fuera, se talarían árboles que tanto ensucian en otoño y se exterminarían pájaros, esos seres tan molestos que picotean cacahuetes de las mesas en las terrazas.

Pero nadie señala algo basuramucho más palpable que producimos a diario y en cantidades desmesuradas: la basura. Es difícil pasear sin ver, arrimados a la acera, esos enormes contenedores que, en ocasiones, despiden olores de ultratumba. Alrededor de ellos aparecen diseminadas algunas muestras de nuestra selecta cultura: alimentos rancios, envases vacíos, ropa sucia, juguetes destrozados… y algún inodoro desechado con huellas inconfundibles de nuestra excelsa humanidad. ¿Tiramos demasiado o tenemos demasiado? Si en alguna época venidera nos estudian futuros arqueólogos, se quedarán pasmados por tal abundancia de alimentos, enseres, tecnología… pensarán que fue la abundancia lo que nos extinguió. Y no me extrañaría. Producimos y consumimos más de lo necesario, estamos de todo hasta las cejas, al menos en nuestro mundo “desarrollado”. Debería llamarse así por la cantidad de basura que desarrollamos y tratamos de ocultar en contenedores. Inmundicia y restos de nuestro bienestar que algunos desposeídos, montados en bicicleta, lanza en ristre, rescatan para subsistir. Personajes anónimos que trepan a los contenedores ante nuestra pulcra mirada, seres humanos que para ciertos espíritus “sensibles” también forman parte de la basura.

Susana Benet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*