Home » Cuadernos Charnegos » CUADERNOS CHARNEGOS: Sobre lo que pasa en Cataluña.

CUADERNOS CHARNEGOS: Sobre lo que pasa en Cataluña.

Guion para cinco artículos que no escribiré (o sí)

 

-¿Donde están los órganos de poder en Cataluña?

No están en el Parlament que han convertido en un órgano superfluo. En los últimos años apenas ha legislado otra casa que no sean las herramienta forma les del asalto al poder, ya ni se reúne. Dado que tienen la mayoría absoluta (en escaños), según su lógica, podrían cerrarlo o incluso quemarlo, al fin y al cabo es su casa, como lo es Cataluña entera. Tampoco está en el “govern”, que se limita a gestionar el día a día, y no se entera de la misa la mitad.

Están en un comité semiclandestino de 6 o 7 capos, compuesto por el president, el vicepresident, los presidentes de la ANC y Ómnium, y algún cerebro en la sombra. Auxiliados por un estado mayor reducido, oculto, de capitanes altamente preparados, todos altos cargos de la administración de designación directa, con gran efectividad y muchos, muchos, recursos. Algunos de ellos fueron detenidos por la guardia civil el 20 de septiembre y puestos en libertad.

-En Cataluña “som dos nacións”

El 8 de octubre, en Barcelona, con la tremenda manifestación por la unidad con España, quedó demostrado lo que hasta entonces solo se podía suponer, que hay dos Cataluñas diferenciadas. Los charnegos, y algunos que no lo son, por primera vez de forma masiva, salieron a la calle a chillar que existen, y a comprobar que no están solos, tenían muchas ganas de hacerlo. Fue una auténtica catarsis, una fiesta. Nada volverá a ser lo mismo.

-“Som dos millons”, palmo más o menos.

Muchos independentistas han mamado el nacionalismo en casa, así como la hispanofobia que le es consustancial, y aunque sus padres o abuelos fueran franquistas, más o menos entusiastas, mantenían en algún grado la llama nacionalista. Son unos dos millones desde hace décadas, con ligeras fluctuaciones, en ocasiones con algunos añadidos de aluvión. La famosa “máquina de hacer independentistas”, creo que hay que entrecomillarla a la espera de mayor perspectiva y de lo que puedan decir los sociólogos. Son un grupo relativamente homogéneo, casi todos son catalanoparlantes, de clase media para arriba, muchos son funcionarios de la Generalitat o de servicios públicos, la mayoría de los docentes más que estar con ellos se podría afirmar que conforman la nervadura del “proces”, por supuesto es suyo todo el mundo rural, y también todos los empresarios y ejecutivos de las empresas proveedoras y concertadas de la Generalitat, que en Cataluña tienen un gran peso social y económica, muchas de ellas son del 3%.

Tienen en contra mayoritariamente a los trabajadores, sean charnegos o emigrantes, castellanoparlantes y metropolitanos en su mayoría, también a las grandes empresas y el capital financiero. La llamada burguesía catalana, hace tiempo que no existe, las burguesías son ya internacionales, las familias ricas en su mayoría se han arruinado, las que no tienen socios de muchos sitios, viven en Madrid, o cualquier otro sitio, o están a caballo entre aquí y allá.

Esos dos millones de incondicionales los tienen encuadrados tanto la ANC como Ómnium Cultural, tanto monta, en red, viralmente, vía whasapp. Están entrenados, son disciplinados, y entregados. Son una máquina de guerra.

-En las guerras modernas la intoxicación informativa es un arma poderosísima.

La guerra de la información la tiene ganada el “procés”, ni el estado ni los constitucionalistas están a la altura. Miman a la prensa extranjera, y la teta procesista proporciona “relato” a los suyos casi a diario, o varias veces en un día, cuando la cosa está caliente, dan alimento argumental y todo tipo de bulos tóxicos con los que debilitar al enemigo, en forma de textos, fotos, dibujos y chistes, que se propagan viralmente. Los dos bandos lo hacen, pero en su caso se diría que tienen un staff, un generador de tóxicos.sobre lo que pasa en cataluña 3

-“Es la crisis imbécil”

El factor fundamental que hace mutar al nacionalismo en independentismo, no es, según es su relato, ni el lío del “estatut”, ni la sentencia del Tribunal Constitucional. Es la crisis, las drásticas “retallades” de Artur Mas, el 15 M, los incidentes que acompañaron a la huelga general en Barcelona, y el “follón” de orden público que se vivió con el asunto de Can Vías. Fue el pánico de los convergentes a las consecuencias de la crisis, y al auge de los antisistema, lo que tiró del caballo a Don Arturo, dándose un golpe en la cabeza al parecer, y viendo el resplandor de la independencia. Desde entonces hay paz social, la calle es del “procés” con sus coros y danzas para toda la familia, la brigada antidisturbios de los mossos se aburre soberanamente, y los antisistema están en el Parlament, feos, pero por el momento mansos.

Ya no hay tanta crisis, pero esto ya no hay quien lo pare. Veremos en qué acaba, pintan bastos.

Valero de Luna (Barcelona 15 de octubre del 2017)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*