Home » Otros artículos » EL GÉNERO Y LA “GÉNERA”

EL GÉNERO Y LA “GÉNERA”

No entiendo qué problema hay con la norma que incluye el género femenino dentro del masculino. No sé a qué fémina le escuece esta regla gramatical, básica, sencilla, cómoda y que, en ningún caso, a mi entender, menosprecia al sexo femenino.

Creo que la dignidad de una persona radica en otros aspectos que cada cual debe defender en su ámbito familiar, social, profesional, personal… No creo que feminizar el lenguaje sirva para que una mujer se sienta más realizada o respetada. Más bien me parece un asunto banal, e incluso incómodo, al tener que estar nombrando continuamente a: “vecinos y vecinas”, “amigos y amigas”, “socios y socias”… ¿Tendríamos que feminizar todos los términos? ¿Cómo nos sonarían entonces palabras como: “testiga”, “miembra”, “detectiva”, “comensala”, etc.? Aparte de que no suenan bien, resulta una medida superflua. Algo externo, de pura apariencia, pues tal vez estas personas tan susceptibles y que desean aparecer con la “a” al final del nombre, no sean tan independientes ni liberadas en su fuero interno. Ni siquiera en sus relaciones personales y afectivas. En cambio, por poner un ejemplo, sí que me he sentido objeto de discriminación al obligarme a llevar falda en el trabajo, en lugar de pantalones, norma impuesta por algunas empresas machistas. Creo que ese sí que es un buen motivo para ofenderse y rebelarse.

Ahora, para quedar bien con “todos y todas”, se ha puesto de moda el uso de la @, que se ha hecho muy popular y que me resulta igualmente postizo. No soy mejor persona, ni más digna, por sentirme aludida por la @. Porque, a fin de cuentas, lo que importa es “ser persona” con todos sus derechos y obligaciones, independientemente de pertenecer a uno u otro sexo. LOS GENEROS

Concluyo con el comentario de Paz Battaner (que acaba de ingresar en la RAE), y que afirma en una entrevista, publicada recientemente en El País, que: “Se debe utilizar el masculino incluyente en la mayoría de los casos porque lo demás lleva a inconsistencias muy grandes y a discursos reiterativos que no ayudan a mejorar la presencia de las mujeres en la sociedad”. También puede visitarse la página del lingüista Ángel López: “Lingüística para frikis”, donde aborda este asunto en su artículo “Cuestión de género” con agudeza y seriedad. Lo recomiendo.

Palmireta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*