Home » Otros artículos » El podel del impelio del lollito

El podel del impelio del lollito

Efectivamente, me estoy refiriendo a ese gran pueblo que es el pueblo chino…todavía recuerdo cuando decían aquello de: “te han engañado como a un chino”…que equivocados estábamos, se hacían los engañados…si no, a las pruebas me remito…

Hasta los trapos sucios se los lavan en casa (que aseados…), es lo mejor que pueden hacer, puesto que, como a nuestros ojos son todos casi iguales por su fisonomía, seríamos capaces de condenar al que no toca… En realidad, lo que me fascina es que deben de tener algún mecanismo oculto en cada ojo para que no se cierre del todo esa mínima abertura ocular. Será por eso que siempre nos surgen una serie de preguntas: ¿quién ha sido?, ¿Dónde están los gatos de los alrededores? ¿Qué banco le ha prestado el dinero para comprar el negocio? …

Yo cada día los admiro más, empezaron con los “todo a cien”, más conocidos por todos como “el chino de la esquina”…donde uno iba a comprar pegamento y salía con media docena de vasos y tres cazuelas de barro…era esa época en que uno no podía pasar con niños por delante de ningún establecimiento de los citados sin chantaje, o lo que es lo mismo, la pataleta si no cedíamos a sus infantiles deseos…¿quién no ha tenido que estirar de un niño enganchado a una farola llorando? Vamos como cualquier “manitas” que tratas de sacar de Leroy, Ikea,…

Siguieron con los “lestaulantes chinos”, donde siempre te recibían los Felnando, Enlique, etc., todo por no confesar su verdadero nombre (ves Montoro como son listos). Que buenos los primeros “lollitos plimavela”, las papas de gamba (¿dónde demonios estarán las gambas?), el  “celdo aglidulce” y toda una serie de deliciosos manjares que a los españolitos nos gustaban sobre todo por…claro, por el precio.

Cuando decayeron, aparecieron esos nuevos “lestaulantes” con la cara lavada… los Wok, que tú dices, será lo mismo…no, el abanico de posibilidades es mucho más amplio. Hay quien hacía surco, de tanto ir y venir a la plancha, en alguno cuelga hasta mi foto desde aquel día que acabe con todas las existencia de gambas, todavía recuerdo la cara del señor de la plancha cuando me acerque por quinta o sexta vez, hasta se le pusieron los ojos redondos, sé que es difícil de creer pero…

Después se hicieron con los “bales tradicionales”, que había que aprender a cocinar, calamares o caracoles, pues se aprende y se adquiere (hay quien afirma que siempre al contado) y, como siempre…mantienen al cocinero en su puesto… hasta que consiguen hacerlo igual. No sé por qué, pero me recuerdan a los japoneses cuando se dedicaban a copiarlo todo…

En cuanto a los “barrios chinos”, no penséis mal, sólo me estoy refiriendo a Chinatown en San Francisco (el más famoso), los de Londres, New york…en el barrio de Usera en Madrid, aquí en Valencia, lo intentaron en Ruzafa, pero al final acabó siendo un barrio multicultural, junto a sus tiendas de mayoristas chinos, las esquinas de la calle Cuba, con sus grupitos esquineros  sólo de hombres, que te recuerdan a Casablanca…en fin, en una gran mezcolanza. En cuanto a si hay algo parecido a un barrio chino aquí en Valencia, podemos centrarlo en la calle Pelayo y aledaños, donde cada año, y previa celebración del día equivalente a nuestra Nochevieja, que en chino se conoce como ”Chuxi”, celebran su “Año nuevo chino”, al que también se le conoce como Festival de la Primavera.

Este año, se ha celebrado el día 8 de Febrero, puesto que no es un día fijo todos los años, sino que depende de la fecha de la luna nueva más próxima a la fecha del inicio de la primavera. Lo dicho, este año dejamos atrás el año de “la Cabra de Madera” (¿al ordeñarla daría serrín?) Y comenzamos el año 4.714 de la cronología china…”el año del Mono de Fuego”, se que lo habéis pensado, pero no, el hecho de que yo sea muy mono (más gorila que otra cosa) y que este un poco quemado…no quiere decir que éste sea mi año…

Una de las costumbres más importantes que existen en esa cultura dentro de la celebración del año nuevo chino es una cabalgata, como ya hemos dicho aquí en Valencia,  en la zona de Pelayo, es donde encontramos, además de sus farolitos, los leones danzarines y el Dios de la Fortuna, con una barba, que a mí me recuerda a Fumanchú (los más mayores ya sabéis de quien os hablo), y también encontramos, la “Danza del dragón”, que busca ahuyentar los malos espíritus. El dragón chino tiene el poder de volar, nadar y caminar, además de poseer escamas de pez, patas de tigre y cuernos de ciervo, como algún conocido mío (Tigre, córtate esas uñas marrano). Se dice que mientras más largo sea el dragón, más fortuna y prosperidad traerá. Mas o menos como en el caso de los actores porno…

Su importancia como país es tal, que hasta la deuda externa de España…incluso una parte importante de la de EEUU está en poder de China. Todavía recuerdo cuando se decía aquello de “cuando EEUU estornuda el resto del mundo se resfría”, en cambio, ahora habría que decir eso de “cuando China se lesflía, el lesto del mundo agala una pulmonía…” No hay más que ver cómo les va a los mercados bursátiles del mundo últimamente…

Qué puedo decir, si hasta cuentan con empresarios tan importantes como el Sr. “Wanda”…sí, ese que si fuera pez, no sería tan gracioso como el de la película…sería más bien un tiburón. También son los del  “Yin y el Yang”, los del “Tai-Chi”, aunque yo no pueda practicarlo, puesto que, desgraciadamente en mi caso, cuando nací el sentido del equilibrio no venía de serie. Pero sin embargo, cuando hablamos de China, nunca nos podemos olvidar de…“el Gato de la Suerte”, sí ese gato con la mano levantada (el del anuncio…un, dos, tres piedra papel o tijera…), que si saluda con la pata derecha, se dice que trae prosperidad y dinero (invento de de la banca, claro…). Si lo hace con la izquierda, no quiere decir que vaya a interpretar “La Internacional”, ni tan siquiera que sea del partido del Sr. Iglesias, o cualquier otro, que no sea políticamente tan correcto…por último, si saluda con ambas patas dicen que protege el hogar, yo más bien lo imagino haciendo la ola mexicana…

A pesar de todo, y aunque no lo podáis creer, yo la próxima vez que nazca quiero ser chino, por lo listos que son, porque no hace falta que se alisen el pelo… aunque nunca, repito nunca, por lo currantes que son…

P.D: perdonad mis clases de ¿chino?, pero es que sólo controlo el Cantonés, sí, efectivamente el que se habla en la  “Canton-ada del meu carrer”.

(©Viriato, en cualquier w.c. de España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*