Home » Otros artículos » EPISODIOS NACIONALES, LAS ELECCIONES USA Y OTRAS

EPISODIOS NACIONALES, LAS ELECCIONES USA Y OTRAS

Ganar unas elecciones sin el apoyo del partido, teniendo en contra a la prensa, los poderes económicos, los intelectuales, los movimientos sociales, Hollywood, es posible. En España que los corruptos ganen las elecciones y formen Gobierno sin hacer nada mientras se fuman un puro, es posible. Que en Francia ascienda la ultraderecha apoyada por amplios sectores populares, es posible.

Muchas cosas están cambiando en la sociedad y de poco sirve apelar a que los americanos son inmaduros, los españoles son gilipollas, al menos Trump era el adalid de la anticorrupción, tampoco sirve.

Una de las claves puede estar en el libro Zaragoza de los Episodios Nacionales de Galdós, y cito de memoria, “ya no se habla de Waterloo a partir de ahora se habla de la última habitación de la última casa de la calle de la Pabostia, en que se está luchando con los franceses”, o algo así.

Siendo obviamente una exageración, es posible que en el momento del voto, uno se haga fuerte en su comedor y decida por sus experiencias personales, sus fobias, sus filias,  el voto. Algo a contribuido a ser reticente para delegar la gestión de su voto a los poderes facticos por supuesto la desconfianza que generan, pero también el desgaste de los mensajes por las trampas que ocultan. Un ejemplo, los tratados de libre comercio, en principio parece una cuestión de política exterior, pues bien, en la campaña electoral USA ha tenido mucho eco el sistema de maquilas en el norte de México, mientras se cierran miles de fábricas.

El efecto de presentarse una mujer, tampoco es un síntoma de machismo que no la hayan votado como argumentarán algunas feministas y analistas,  Susan Sarandon lo explica muy bien “no apoyo a Clinton porque no voto con mi vagina” y no se le puede acusar de ser reaccionaria. También parece que se está agotando cierto discurso de género que no ha evolucionado, o conmigo o contra mí.

Se está viviendo una especie de liberación que vendría a ser algo así, no me encuadre como progresista y luego me venda el paquete entero. Yo elegiré de los paquetes lo que considere progresista y si no me convencen no cuenten conmigo. Vamos, que hay que volver a escuchar a la gente. Recuerden señores políticos, y no se salva nadie señor Iglesias, la última habitación de la última casa de la calle de la Pabostia de Zaragoza.episodios-nacionales

Julio García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*