Home » Otros artículos » EUFEMISMOS Y OTRAS SUTILEZAS

EUFEMISMOS Y OTRAS SUTILEZAS

   Hubo una época en que a las cosas se las llamaba por su nombre -al pan, pan y al vino, vino-. La gente no se andaba con zarandajas ni subterfugios para expresar una idea o analizar una determinada situación; aquello se acabó. De hecho, de un tiempo a esta parte, hemos podido comprobar que vivimos en la dictadura de lo políticamente correcto y nos hemos convertido en auténticos perversores del lenguaje hasta el punto de arrebatar el sentido real a esa palabra o a aquella expresión que queríamos utilizar; esto es, hemos sustituido, en algunos casos, las crudas verdades por otras “más digeribles”.  

   Cierto es que esta situación viene de atrás; porque a lo largo de los años nuestra sociedad, más inocentemente que ahora, ha ido cambiando ciertos vocablos, intuyo que para adaptarse a los cambios que se iban produciendo. En ese sentido hubo un tiempo en que el que vendía libros (por comenzar con algo que conozco) de puerta en puerta, de pueblo en pueblo, era el ´vendedor ambulante´. Más adelante, esta persona consiguió establecerse en un local donde, además de libros, vendía prensa diaria y revistas. Comenzamos a llamarlo quiosquero. Pero éste amplió su fondo de libros y, con él, el local; y desde entonces pasó a llamarse ´librero´. Ya no; ahora los libreros son, ¡ay!, “agentes culturales”. ¿Cómo agentes? ¿Acaso deben vigilar y castigar a quien no compre libros o no los lea? ¿Qué significa `agente´? ¿Te aconseja o desaprueba según qué lecturas? 

   Pero la cosa no queda ahí, no; toda la vida hemos ido a cortarnos el pelo al barbero de la esquina -o del pueblo- ya fuera el de la cabeza o la barba; no, queridos lectores, eso ya no sirve. Pasó a llamarse peluquero que, a fin de cuentas, es razonable y así fue durante mucho tiempo. ¡Pero no! Esa palabra se había quedado obsoleta y el peluquero pasó a ser `estilista´; es decir, alguien que cuida tu imagen y tu pelo siguiendo las tendencias del momento. ¡Menudo guirigay!, ¿no les parece? Y el colmo, lo que ya “riza el rizo” -nunca mejor dicho- es que el estilista ya no es tal. No, no; deben ponerse Uds. al día: ahora es un `asesor de imagen´. ¡Anda!, ¿eso qué es? Al parecer se trata de una persona que no sólo te corta el pelo, también te indica el tipo de vestuario adecuado para ese peinado e incluso con servicio de manicura. Como ha cambiado el cuento, ¿no les parece? 

   Aunque si hay alguien en este país que podamos considerar gran conocedor/a de esta forma de tergiversar nuestra rica lengua, esa es nuestra clase política, sea el partido que sea. ¿Quién no recuerda la definición de crisis que nos dio Zapatero?: “crecimiento económico negativo”. ¡Y tan fresco! Pero con respecto al auge de los eufemismos políticos, quien se lleva “la palma” es el PP. Sus componentes son maestros del enredo; de hacer jirones nuestro lenguaje; ¿cómo podemos entender, sino, que la mayor marea negra de nuestra historia se convirtiese en `hilillos de plastilina´? Aunque Rajoy, por desgracia, no es el único: nuestra ínclita y católica ministra de empleo llama `movilidad exterior´ al hecho de que miles de jóvenes deban emigrar porque aquí no encuentran trabajo.  

   Y no sólo eso; para el Sr. De Guindos no hay desahucios en España, no; son “procedimientos de ejecución hipotecaria” -que, dicho así, parece que te están haciendo un favor por lo bien que suena, ¿no?-. También nos dice este señor que hay que `flexibilizar´ el mercado laboral. ¿Quiere decir que hay que repartir mejor el empleo? ¡No, qué va! Significa que hay que abaratar el despido. ¡Y se queda tan ancho! Y ¿qué decir del Sr. Montoro? Nos ha repetido hasta la saciedad que no, que no va a subir los impuestos, que sólo se trata de un “gravamen adicional”, ¡toma ya! Y lo que es peor: ¡tragamos! En fin, los ejemplos son muchos y variopintos (y cada uno de ellos más descabellado que el anterior). 

   Por todo esto, uno está un poco harto de que nuestra lengua, tan sufrida ella y, por los derroteros por los que discurre, se haya convertido en un producto que nos están vendiendo de forma simulada y en diferido.

Moska

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*