Home » Otros artículos » Hasta siempre, Duque

Hasta siempre, Duque

El pasado día 11 del presente nos dejó David Bowie a la edad de 69 años, víctima de un cáncer que le fue diagnosticado 18 meses antes y que, salvo a sus allegados, ocultó a todo el mundo; de ahí que la publicación de su álbum Blackstar haya sido tan calculada como poco casual.

Icono del Punk en los 70, estrella del Pop en los 80 y los 90, nunca dejó indiferente a nadie, ya fuera por su música como por su personalidad. En su extensa carrera –casi cincuenta años- fue clave para la difusión del Krautrock y evolucionó del Glam al New Romanticism y, más adelante, al Synth Pop, lo que le convirtió en uno de los artistas más ecléctico que ha dado la música.

Gran referente de la ambigüedad sexual, su alter ego, Ziggy Stardust, fue el que le dio la fama y al que encarnó en no pocas ocasiones sobre el escenario; pero no sólo era conocido gracias a este extraterrestre bisexual. Debido a sus múltiples indumentarias y maquillajes también se le conoció como El Camaleón; si, además, tenemos en cuenta que era un tipo bastante elegante, no es de extrañar que se le llamara, así mismo, el Duque Blanco.

En fin, un personaje polifacético y vanguardista que deja un legado musical tan inclasificable dentro de ninguna corriente artística, como interesante en cualquiera de ellas. DEP.

Oscar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*