Home » Hipermetropía Urbana » LA PATRULLA CALCETA

LA PATRULLA CALCETA

El calendario anuncia que el verano está tocando a su fin, son días para retomar obligaciones y castigar los oídos de nuestros compañeros de trabajo con las anécdotas que las vacaciones nos han proporcionado.

Pasé unos días de este caluroso verano, en un pueblo pequeño donde las mujeres al caer la tarde y cuando el sol da una tregua a nuestros sudorosos cuerpos, se sientan en la puerta de la casa, reunidas en pequeños comités, y hacen punto de media. Recuerdo que durante algunos años se llamaba hacer calceta, el diccionario dice: Calceta: tejido elástico, generalmente de lana o algodón, hecho a mano con agujas de media.la patrulla 2

Supongo que el mundo está lleno de casualidades, esto no deja de ser una. Existe un grupo de mujeres, más de veinticinco, que se reúnen una vez por semana en Valencia, Paseo de la Alameda, muy cerca de donde trabajo, para hacer punto. Se desplazan de diferentes puntos de la ciudad y del área metropolitana utilizando el transporte público. Enseñan sus labores y dudas al resto del grupo y entre todas solucionan los problemas que puedan surgir en las diferentes labores. Son artistas, quedé prendada de lo que se puede hacer con unas agujas de media y un ovillo de lana.

Una buena amiga, aficionada a todo lo que se pueda hacer con las manos, me presentó al grupo. Me contaron que existen otros grupos como este en Valencia y en otras muchas ciudades con los que mantienen el contacto. Pertenecen a un grupo más global que se llaman tejedoras solidarias.

Han sido capaces de adaptar a la gran ciudad costumbres que durante años se dan en pueblos y comunidades pequeñas. Tienen una cuenta en Facebook, manos y hebras, (muy apropiado), donde publican sus labores terminadas, te proporcionan información sobre dónde comprar los ovillos que salen al mercado y aclaran posibles dudas sobre los trabajos.

En esta época, donde el ocio parece ir asociado a la electrónica, estas mujeres han encontrado un modo de entretenimiento práctico y muy original al tiempo que demuestran que las grandes ciudades también se pueden humanizar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*