Home » La susurradora irresistible » La susurradora irresistible. Diversidad.

La susurradora irresistible. Diversidad.

El mundo se viste de arcoíris todos los junios, esa sucesión de colores que representa la diversidad. ¿Crees que ese brillante arco desplegado no te incumbe, que esa imagen polícroma no te atañe?

Piensa.

Quizás cuando te miras al espejo ves un rostro que te identifica, un pecho que te concierne, una entrepierna que te enorgullece.

O quizás no.

Tal vez te amoldas perfectamente a tu cuerpo, o tal vez no, pero ¿qué se acomoda a tu mente? ¿Qué le gusta a tu mente? ¿Le atraen las personalidades sensibles, delicadas, tranquilas? ¿Prefiere el ímpetu, la acción, la energía? ¿Y con qué clase de cuerpo viste tu mente a esa personalidad que le atrae? ¿Un cuerpo viril, musculoso? ¿Un cuerpo masculino pero más redondeado? ¿Un cuerpo con atributos masculinos, pero delicado? ¿Un cuerpo femenino? ¿Un cuerpo de mujer de curvas prominentes? ¿Un cuerpo de mujer deportista? ¿Un cuerpo ambiguo?

¿Y qué le atrae a tu mente, un cuerpo joven o maduro? ¿Y qué color de piel? ¿Con el pelo corto o largo? ¿Con barba y bigote, o sin pelo en el rostro? ¿Y qué voz asigna tu mente al objeto de su atracción? ¿Qué acento?

No hay nada sencillo en la atracción, en el deseo, en la parte más íntima de nuestra alma, en ese lugar escondido que solo nosotrxs conocemos y que a veces ni siquiera nos atrevemos a mirar de frente, a ponerle nombre.

¿Te das cuenta? ¿Te atreves ahora a afirmar que esa bandera no va contigo?

No hay nada más común que la diversidad.

Sin disculpa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*