Home » Otros artículos » Los ángeles del imserso

Los ángeles del imserso

Tras salir de los caminos asfaltados, sortear los coches de seteros que peinan las laderas del monte con cestos de caperucita, y conforme te vas acercando a la venta, restaurant, bar o lo que sea, digno de anuncio de fabada asturiana, un resplandor a lo lejos te indica que HAN LLEGADO LOS MOTEROS ANTES QUE TU.

Es un misterio  la hora que salen a la carretera,  como conocen los bares más recónditos, también en los que mejor se almuerza.  Los camioneros y aun los ciclistas no les llegan al tobillo como indicadores de buena selección. Selección contundente de  “blancos y negros”  y de colesteroles rampantes y jugosos.

De edades medio altas, aspecto rotundo, a veces con tripa cervecera prominente en el mono o en la chupa, alejados de la imagen de Marlon Brando en la película Salvajes y sin la inquietud pseudo-libelizadora y burguesa de Cerdos salvajes. Moteros de domingo, que no domingueros que participan en la comunión motera donde la cerveza es la reina y el carajillo a veces  quemao la sangre de Cristo. Dado que la edad no perdona, la recomendación médica también está presente con agua,  manzanilla –de infusión-, y poleo.

Cada vez  hay más mujeres en el grupo, generalmente de paquete y abrazo a la cintura, que también tienen derecho, se va viendo algunas conductoras, en Alemania se ven más, muy lejos de la paridad, las feministas deberían poner cupo al tema.  Las mujeres sentadas entre ellas, los monos les sientan bien, su posición en la mesa no impide la participación en la conversación general, sin sonrojo al chiste que para eso son moteras. La mayoría conocieron al chico con moto, eso sí con menos cubicaje y más potencia, algunas con la Bultaco Metralla que era lo más.

No todos son iguales, los Harleros  tienen la fama de que cuando las motos son más caras su bolsillo es más rácano; excepto en las concentraciones que se pide pureza de sangre los domingos conviven todas las marcas y tipos en perfecta convivencia; he visto también mesas hibridas de moteros y ciclistas.

Me dicen algunos amigos moteros  a los que recuperamos por la tarde ya paseados; que si se caracterizan son por la solidaridad entre ellos y la autoayuda. Ahora que dicen algunos que las clases sociales han desaparecido quizás formen una entidad social  con peculiaridad propia. En este mundo donde la moda sustituye al método ¿por qué,   no?

Les tengo mucho respeto, salvo por una cosa, siempre llegan al destino antes que yo.

El pichilín inquieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*