Home » Otros artículos » PETARDOS Y “PETARDÁS”

PETARDOS Y “PETARDÁS”

“La Dirección General de Comercio y Consumo recuerda que, al utilizar un artefacto pirotécnico, hay que dejar suficiente espacio alrededor y evitar su empleo en aglomeraciones. Sólo se pueden disparar petardos en las zonas delimitadas para ello y marcadas como zona de fuegos.”

“Los petardos no se deben disparar contra personas o animales, ni en zonas donde haya vegetación o líquidos inflamables. Tampoco debemos encenderlos dentro de botellas, latas, contenedores o papeleras porque al explotar pueden producir metralla.”

Esto es lo que leo en la normativa actual respecto al uso de petardos en Fallas. Y me asombra que esté tan lejos de la realidad cotidiana.

En primer lugar, no estamos en Fallas todavía, pero el quiosquero hace su agosto en marzo. Desde el primer día del mes se oye el sonido constante de los petardos aquí cerca, en un jardín donde hay niños, perros y terrazas de bar. No se lanzan en una zona delimitada (eso solo figura en el papel). Tampoco se respeta ningún horario. Los petardos suenan a cualquier hora. La gente se queja por lo bajo, ¡cualquiera protesta! No estaría bien visto y menos por los falleros que parecen representar a toda la población de esta ciudad. El ruido nos tiene que gustar porque sí, porque si no, no somos valencianos. La gente, insensibilizada o anestesiada, se toma un refresco en una terraza y charla en medio de las explosiones, algunas tremendas, porque se venden petardos de gran calibre a cualquiera.

A mí me sorprende que los vecinos que viven sobre ese jardín, entre los que debe haber gente con insomnio, dolores de cabeza, algún enfermo, animales domésticos que tiemblan ante el ruido, se aguanten y no protesten. Lo que digo, la mayoría está anestesiada o simplemente resignada. De vez en cuando, explorando en Internet, me encuentro con alguna queja contundente sobre esta práctica tan desmedida. Pero es como clamar en el desierto. Aquí lo que importa es la “festa”, una “festa” interminable que dura prácticamente un mes entero.

Porque nosotros somos muy folclóricos, y así nos va. Vamos de “petardá” en “petardá”, dando la nota en los medios, con noticias tan explosivas como esos “trons de bac” que con tanta soltura lanzan nuestras autoridades.

Susana Benet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*