Home » Otros artículos » ¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

 

A la atención del prof. D. Remigio Beneyto.

Muy señor mío:

Yo también “vivo sin vivir en mí”, que diría el clásico, después de haber leído detenidamente su artículo del diario Las Provincias, con fecha 20-03-2016.  Efectivamente avanzar es ir hacia delante, solo que en el caso que nos ocupa se trata de un avance ideológico, no físico. Por lo tanto su alusión al precipicio o a determinadas ubicaciones geográficas creo que no han lugar en un texto, por otra parte, manipulador y tendencioso. Por esta razón, y para comenzar mi argumento, me permitirá que le adjunte otra definición de progresismo:

“Tendencia al pragmatismo político que abarca ideologías de centro-izquierda y      ciertas posturas de centro-derecha, formada por doctrinas filosóficas, éticas y económicas que persiguen el progreso integral del individuo en un ambiente de igualdad, libertad y justicia. Persigue el progreso indefinido social, económica, política e institucionalmente, siendo totalmente opuesto al conservadurismo. Nacido de las luchas contemporáneas por los derechos civiles y políticos y fuertemente influido por el pragmatismo, dio vida a movimientos sociales como el ecologismo, el feminismo, el laicismo o la diversidad sexual. Y propone, en fin, que sea el Estado el que genere las condiciones para que sea el esfuerzo humano la única variable que determine la desigualdad social”.

Desconozco si Ud. está de acuerdo o no con esta definición; en cualquier caso creo que se acerca más a la idea de progreso que el mero hecho de avanzar. Pero hay algo que chirría mucho más en este texto: presentar como adalid del progreso al Sr. Wojtila y sus mensajes es un atrevimiento impropio de un profesor al que se le supone instruido y letrado. No está de más recordar que Juan Pablo II, de chaval, perteneció a las juventudes hitlerianas y que, ya como Pontífice, instauró, practicó e impuso unas políticas (en su caso ideológicas, religiosas y doctrinarias), que junto a las de Reagan y Thatcher nos han llevado a la situación actual; de aquellos barros, estos lodos.

Pero sigamos analizando el artículo: dice Ud. que ser progresista es defender la familia y la vida. Podría estar de acuerdo si no fuera porque leyendo el párrafo en cuestión intuyo que la única familia válida es la tradicional; sin embargo para mí ser progresista, avanzar, es asumir que puede haber otro tipo de familias; y ¿qué decir de la defensa de la vida? No puedo estar más de acuerdo con Ud. Soy fiel defensor de ésta…pero no a cualquier precio: nunca defenderé una vida producto de una violación o con malformaciones; si cree que eso no es progresista pues discúlpeme, pero no lo soy; así no.

Habla de malnutrición pero lo hace con un “pero”: entre los que son de fuera y los que son de dentro, dando a entender que “primero los nuestros”. No es progresista una actitud así. Entiendo que el progresismo es ser solidario con independencia de quién tienes delante y sin esperar nada a cambio; de otra manera no podría llamarse solidaridad. En el tercer punto cita la paz. ¿Qué paz pueden tener las miles de víctimas de casos de pederastia que se han dado en el seno de la Iglesia? ¿Acaso es posible afirmar sin, al menos, ruborizarse, que hay que desterrar del corazón el orgullo, la vanidad y la prepotencia, entre otros, cuando obispos, arzobispos y cardenales viven a cuerpo de rey en lujosas mansiones? ¿Eso es ser progresista? Y en el colmo del despropósito, sólo en el último desafío cita otros colectivos sociales y otras libertades individuales. Intuyo que para justificarse como progresista y así disfrazar su más que descarado adoctrinamiento en su artículo.

Sr. Beneyto, soy ateo; y esta condición me permite observar el hecho religioso con cierta perspectiva, con respeto pero también, si me permite, con un puntito de asepsia. Por lo que decir que ser progresista es creer lo que diga un Papa, lo que nos cuenten las Sagradas Escrituras o, peor, las milongas de la Iglesia a lo largo de los siglos, es falso.

Ser progresista requiere altura de miras y estar abierto a otras opciones: políticas, educativas, sociales, religiosas…; algo que Ud. no hace en su articulo.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo. Atentamente

Oscar Campos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*