Home » Otros artículos » ¡…Y A TI TE ENCONTRÉ EN LA CALLE!

¡…Y A TI TE ENCONTRÉ EN LA CALLE!

Efectivamente, me estoy refiriendo a nuestras queridas madres, sí, esos seres que, para bien o para mal no nos dejan solos ni un minuto de nuestra vida.

Sí, esas personas que han conseguido que de ellas se dijeran cosas como: ¡madre no hay más que una…! Otras no tan buenas como me “estoy acordando de tu madre”, “la madre del cordero”, que tú te preguntas ¿será la borrega?, porque haberlas también hay alguna. Algunas frases incluso han pasado a la posteridad, las hay hasta en la lectura más precoz. Si, algunos nos acordamos de aquellas maravillosas frases: “mi mamá me mima”, “amo a mi mamá”, incluso aquella de “mi mamá amasa la masa encima de la mesa”, que hay que ser cabrito para darle a leer eso a unos niñ@s… (De ahí la imagen de las madres con el rodillo de amasar). En fin, frases inmortales de nuestros libros infantiles.

Las madres son esas personas que a la fuerza tienes que querer, te hayan dado pecho o  biberón. Ellas suelen ser las personas menos egoístas de una casa… nunca comen hasta que no has llegado, siempre comen las últimas y, por supuesto, lo que no quiere nadie. En fin, eso va en el cargo… su ropa siempre está bien, sin embargo la tuya tienes que cambiarla. Una madre siempre estará orgullosa de ti… ¡que vendes droga!…pues, para tu madre, siempre serás el/la mejor camell@ del mundo.

Por supuesto, de economía ni hablamos, no hay nadie que estire el sueldo como una madre. Reciclan, tanto ropa como comida (que buenas estaban las albóndigas de bacalao…que tú piensas y el filete de bacalao de la comida de ayer también…son las “reinas del Tupperware” (es decir la fiambrera de toda la vida): ¡llévate unas croquetitas…!

Pero si hay algún gremio orgulloso de sus madres ese es, sin duda, el de los pizzeros, os habéis fijado en los nombres de algunas pizzerías: “La Mamma”, “Mamma Mía”, “La Mía Mamma”, cualquier día nombran a las madres patronas de ese colectivo.

Por supuesto, las madres también tienen su faceta vigilante, que tú cuando sales por la noche dices aquello de: “volveré pronto”, ¡grave error!, porque piensas que ya tienes una edad, y que aunque, para ti, las 7 a.m. es una hora temprana, las madres incluso son capaces de esperar despiertas junto a la puerta a que vuelvas de madrugada.

Para ello, toda madre que se precie tiene su uniforme,  quien no ha oído alguna vez la expresión: “the power of rulos” (batín acolchadito, su redecilla con rulos y sus zapatillas “voladoras” Wamba, solo les falta para pegarte el susto un chaleco reflectante, como el del coche… de cualquier forma, tranquil@s, tan solo es un rumor, eso de que las madres te esperan con un alcoholímetro en una mano y el rodillo de amasar en la otra.

Nuestras mamás son también nutricionistas o avitualladoras, cuando eres pequeño siempre estás pidiendo: ¡mamá, la merienda!, la comida… Hacedoras de esos pucheritos, xd ¡qué sabor!, a fuego lento, como debe ser.  Quién no conoce esa expresión de “otra cucharada más, que no me comes”…es inútil resistirse, antes de que termines de decir “no” (unos 2 segundos), ya te ha puesto tres cacitos más. En fin, ya me entendéis, es aquello que empieza con “come que no te vas a hacer mayor” y continúa cuando, ya tienes cierta edad, con la famosa frase de “come, que te estás quedando en los huesos”.

Son previsoras, debe ser porque todas las madres tienen un termómetro incorporado…llévate una “chaquelita” que parece que va a refrescar, tomate este zumito de naranja que es bueno para prevenir el resfriado. Sin embargo, en caso de que no les hagamos caso…aparece la madre enfermera, si esa que te toca la frente y cuando te das cuenta estás en la cama, bien arropadito, con un caldito o en su lugar un vaso de leche bien caliente con miel y, en ocasiones, un chorrito de algo milagroso…y qué decir de su sabiduría en cuanto a las medicinas que debes tomar según los síntomas… ¡cómo controlan el “vademécum”!

Las madres son insistentes, inasequibles al desaliento, ¿qué madre no ha intentado intervenir en nuestras elecciones? esos amigotes tuyos son muy festeros ¿eh? Esa amiga tuya ¿dónde vive?, ¿qué estudia? En fin, ríete tu de la “CIA”, cuando te quieres dar cuenta te ha sometido al “tercer grado”. Aunque no lo sepáis, también tienen una vertiente de conciencia: “vaya cuarto que tienes, a ver si te lo ordenas… que yo no pienso limpiártelo” (¡mentira!…una madre no puede ver nada sucio). “Deja de perder el tiempo y estudia que luego llega la cosecha” (será por las calabazas claro). Sus famosas frases mirando al tendido, como si no fuera la cosa con ellas…”que, ¿ayer a qué hora viniste?”, ¿con que solo iba a ser una cerveza? O la “charla” antes de salir con coche…no corras, cuidadito en la carretera…si bebes que conduzca tu amig@. En fin, que sólo te falta llevar en el coche ese bonito imán con las fotos de la familia donde figuraba una bonita frase del estilo ¡no corras! Y una medalla de San Cristóbal…paciencia.

En lo referente a la musicalidad maternal, parece mentira la cantidad de cantantes que le han cantado a su madre, desde Pavarotti “mamma”, “mother” de  John Lennon. Pasando por el gran Freddie Mercury que habla con su mamma en la preciosa canción: “Bohemian Rhapsody”, My Chemical Romance: “mama”, hasta los “Pitufos” con su “mammy Blue”…

Sin embargo, no todo en las madres es perfecto…también tienen su “lado oscuro”, si,  como Darth Vader (ya me parece que las estoy oyendo, con su voz gutural, diciendo eso de: “yo soy tu madre”), aunque yo no vi nunca a mi madre con casco. En este caso me estoy refiriendo a su versión “política” claro, tampoco quiero decir con ello que las madres sean  corruptas cual diputado o concejal, no… me estoy refiriendo a las famosas relaciones “nuera-suegra”, “yerno-suegra” y no es que yo me pueda quejar, no,…pero, existir, existen una serie de rumores sumamente estremecedores…

Por supuesto, cuando escuchas a tu madre, los defectos son siempre de los padres, “eres tan desastre como tu padre”, que te huelen los pies, por supuesto…eso lo has heredado de tu padre (otro día ya hablaremos de los de la “semillita”).

Pero si hay algo en lo que todos estamos de acuerdo es que a las madres hay que quererlas. Por eso, ya sabéis, dentro de poco viene su día, con lo cual, el/la que tenga la suerte de tener a su madre, sea “política” o no,  no dejéis pasar esa estupenda ocasión para “achucharlas” y  demostrarles que las queréis.  Jo, ¡me ha quedado más tierno que el pan Bimbo!…

P.D.: nunca, bajo ningún concepto, las obsequiéis con algún tatuaje en vuestro cuerpo del estilo… ” Amor de Madre…” (Ellas nunca lo entenderían)

(Viriato © en cualquier w.c. de España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*