Home » Otros artículos » YO QUIERO SER BILLY ELLIOT ¿O NO?

YO QUIERO SER BILLY ELLIOT ¿O NO?

Por caprichos del destino, mi mujer, que siempre ha querido parecerse a Anna Pávlova y, todavía no sé muy bien por qué, ha pensado que yo podría parecerme a Rudolf, no el “Reno de Papa Noel”, no (ya estamos con los cuernos), sino a Nuréyev , ese gran bailarín… Pues lo dicho, su elección este año y, después de mucho insistir, han sido las clases de Baile de Salón. En fin, en estos días tan convulsos, puedo intentar distraerme bailando o haciendo como que bailo cualquier baile de salón.

Definitivamente, uno pensaba que llegaba al Salón y en cuatro días…a bailar lo que me echaran. ¡Ufff!, nada más lejos de la realidad. Ya en el calentamiento, además del crujir de no sé muy bien que huesos o músculos, te das cuenta de que hay partes de tu cuerpo que ni siquiera conoces y, luego esa serie de expresiones tan de calentar:”di que sí”, “di que No”. Bueno pues ya os imagináis quién fue el único que emitió una respuesta tan sonora como plena de ignorancia, al que todo el mundo miró conteniendo la risa cuando dijo: ¡Síííí!,… Efectivamente, era yo. Total, ¿no sería más sencillo decir baja y sube la cabeza?, sí, como los perritos aquellos de los coches viejos…Yo quiero ser Billy Eliot

En cuanto a las clases, además de “La fauna bailaora”, donde las características de los bailaores varían cantidad: en clase hay de todo, quien tiene mucho nivel, quien tiene algo de idea, los que saben mover algún pie y…luego estoy yo. Sí, musicalmente soy arrítmico ¿y qué? Tengo menos ritmo que el protagonista de esa preciosa película: “Mi pie izquierdo”, con el gran Daniel Day -Lewis, donde el protagonista sólo podía mover los dedos de su pie. Qué puedo hacer sí cuando mi madre me trajo a este “valle de lágrimas”, junto con su placenta se quedaron mis sentidos del ritmo y por supuesto, también el del equilibrio…

Lo que más me llama la atención es la paciencia de” la seño”: con sus movimientos casi imposibles, con sus expresiones para llamar nuestra atención: “Mírame chico”, “mírame chica”…y, claro como nadie sabe a quién se refiere pues todos prestamos atención. La parte negativa es que …ya conoce mi nombre, xd. Al principio era un alivio, porque confundía mi nombre con el de un amigo y claro, aquel no se daba por aludido y, por supuesto, yo tampoco, aunque si sabía perfectamente a quien se estaba refiriendo.

Cuando empieza la pastelería…sí el Merengueee y ya has aprendido dos pasos…toma al Cha, cha, chá y, de repente, toma ahora Bachata, que tú piensas…eso, que a gusto me tomaría ahora una horchata. Pero no, ahí vamos con los Pasos Básicos, ¿o no? El can’t to can’t, o como se llame, el New York, los Mambos y toda una jerga bailarina que en mi vida había escuchado. Pero lo malo son los giros, vueltas…hacia dentro, hacia fuera (xd, qué mareo). “el Perseguido”, que a mí me recuerda aquello de…”ese caballo que viene de Bonanzaaa”. Aunque lo peor no ha llegado todavía, se oyen expresiones como: ¡Venga esos pies!…¡Flexionamos las rodillas, esos brazos…marcamos, punteamos (sí con “N”)…¡Venga, meneamos el culito!…a lo que, en medio de una risita “histérica” se oyó algo así como…¡Yo ya no me lo encuentro!…

Os juro que lo he intentado todo: investigaciones varias en You Tube, todavía salta a la vista el hecho de que bailo peor de lo que pensaba y, además, me lío, puesto que en unos países hacen Cha, cha, chá, en otros simplemente Cha, cha , e incluso te den consejos en spanglish. Pero lo más curioso ha sido el llegar a cambiarme los zapatos…como si fuera cosa del calzado el bailar mejor o peor…

Como alguien dijo una vez, ¡Si Harpo Marx levantara la cabeza…diría “           “ . Efectivamente, se quedaría sin palabras al ver que alguien, que durante mes y medio baila así, no ha pensado seriamente en irse a su casa…o, simplemente, me dedicaría uno de sus “bocinazos”…

Bueno, una vez tengo claro que no soy Billy Elliot, bailar, lo que se dice bailar… ¡no bailo!, pero sudo, hago deporte, el calentamiento y los correspondientes estiramientos…Aunque si de algo estoy arrepentido estos días…es de no haber prestado más atención a Epi, Blas y el Monstruo de las Galletas, puesto que, seguramente hoy en día sabría dar las vueltas…Dentro…o Fuera, incluso seguir con los brazos Arriba…o Abajo.

PD: No os preocupéis, pienso que en 3 o 4 añitos, lo tendré superado… espero que, al menos, sin” risita histérica”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*